Saltar al contenido

La Guerra Fría y sus combatientes.

La Guerra Fría y la rivalidad entre sus combatientes convirtieron este enfrentamiento post Segunda Guerra Mundial en un “Pudo ser el fin, pero se quedó en pudo”.

Esta rivalidad entre EEUU y la Antigua Unión Soviética junto a los diferentes aliados de cada bando se libró (por suerte) en un término político, económico y sobre todo propagandístico. ¿El uso de armas? Fue muy limitado.

Después de que la Alemania nazi se rindiese en mayo del año 1945, existía una incómoda e incompatible alianzas, ya existía durante la guerra, el “boom” sucedió al terminar esta.

En un lado estaban los Estados Unidos junto a Gran Bretaña y en el otro lado la Unión Soviética. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial todo empezó a caer.

Año 1948, los soviéticos impusieron gobiernos de la izquierda más radical en la Europa Oriental. Los estadounidenses y los británicos temían la dominación soviética permanente de Europa oriental y la amenaza de que los partidos comunistas de influencia soviética llegaran al poder en las democracias de Europa occidental. 

En el lado soviético tenían no solo otro pensamiento, sino también otra postura: Mantener el control de toda la Europa del Este. ¿Por qué? Por miedo a que una humillada y derrotada Alemania volviese a resurgir. Además, la Unión Soviética pretendía difundir e instaurar el comunismo en todo el mundo.

Guerra fría: ¿Quiénes fueron sus combatientes?

Entre los años 1948 y 1953 fue cuando la Guerra Fría llegó a su punto más problemático. En ese período, los soviéticos bloquearon (sin éxito alguno) el sector de Berlín Occidental el cual estaba totalmente controlado por Occidente.

Ahí fue cuando EEUU junto a sus aliados europeos formaron la Organización del Tratado del Atlántico, lo que se conoce como OTAN. Aunque ahora la OTAN tiene otro cometido, en aquel entonces tenía un único cometido: Unificación militar para resistir la presencia y defenderse militarmente (si llegase el caso) de la Unión Soviética (Año 1949).

Los soviéticos lejos de asustarse ante la presencia de la OTAN decidieron dar un paso al frente y estallaron su primera ojiva atómica.

Fue ahí cuando los soviéticos pusieron punto y final en el monopolio estadounidense sobre la bomba atómica; El comunismo chino llegó al poder en 1949, un comunismo apoyado por los soviéticos y también por Corea del Norte. Todo esto provocó una Guerra, la Guerra de Corea, la cual duró hasta 1953.

Es decir: Los combatientes de la Guerra Fría pudo empezar a primera vista como un EEUU y Gran Bretaña VS la Unión Soviética. Pero a segunda, tercera y cuarta vista, los protagonistas principales y secundarios fueron más, muchos más. En realidad, aquella Guerra Fría se dividió en dos bandos: Comunismo y no comunismo.

Profundizando en los diferentes bandos de la Guerra Fría

¿De que sirve conocer quienes lucharon en la Guerra Fría sin profundizar en ellos? Bueno, quizás para quienes buscan un resumen les es suficiente, pero aquellos que necesiten un análisis completo de la Guerra Fría y sus combatientes, lo siguiente les interesará.

Años 1953 a 1957, todas las tensiones de la Guerra Fría fueron relajadas, al menos un mínimo. ¿Por qué? En gran medida por el fallecimiento de Joseph Stalin, el dictador comunista. No obstante, el enfrentamiento de una forma indirecta se mantuvo.

En el año 1955 se creó el Pacto de Varsovia, esto era una organización unificada entre los diferentes países soviéticos. Ese mismo año, la Alemania Occidental fue admitida en la OTAN.

La “calma” que hubo de los años 1953 a 1957 se rompió en el año 1958, una calma rota que duró hasta el año 1962. EEUU y la Unión Soviética comenzaron a desarrollar al mismo tiempo misiles balísticos intercontinentales.

En ese 1962 los soviéticos empezaron a instalar de forma secreta misiles en Cuba, no eligieron Cuba de casualidad, este país era clave en una hipotética estrategia militar de ofensiva a las ciudades estadounidenses.

Esto desembocó en una nueva crisis: La crisis de los misiles cubanos, año 1962. Ahí fue cuando las dos superpotencias mundiales estuvieron más cerca que nunca de acabar en una guerra, pero se llegó a un acuerdo en el cual esos misiles fueron retirados.

Esta crisis que se volvió a quedar en un “pudo ser, pero no fue” dejó algo muy claro y a su vez tranquilizador; Tanto EEUU como la Unión Soviética no estaban por la labor de utilizar armas nucleares. No por humanidad precisamente, sino por temor a las represalias del otro, es decir, a que hubiese una aniquilación atómica mutua.

Año 1963: Ambas superpotencias firmaron el Tratado de Prohibición de Pruebas Nucleares de 1963 sobre la superficie, un tratado tranquilizador, no cabe duda.

No obstante, la crisis resuelta y la firma de este tratado no fue ni mucho menos un punto y final, sino que fue un punto y seguido.

Esta crisis endureció la determinación de los soviéticos, una determinación muy clara: No volver a ser humillados por tener una inferioridad militar. Esto derivó en una acumulación radical de fuerzas por parte de la Unión Soviética, fue tal la acumulación que EEUU necesitó 25 años para igualar las fuerzas reunidas de la Unión Soviética.

«Recolectando» aliados…

Ya hemos dejado claro que los combatientes en la Guerra Fría se dividieron en dos bandos: Comunismo y no comunismo, ¿Anticomunistas? Si, podríamos llamarlos así.

Aún así, hubo determinados países que también estuvieron involucrados en la Guerra Fría de una forma indirecta. Países que no se suelen asociar como combatientes de esta guerra.

La Unión Soviética envió tropas para preservar el régimen comunista en diferentes países, entre ellos destacamos la Alemania Oriental (1953) Hungría (1956) Checoslovaquia (1968) y también en Afganistán (1979).

EEUU no se quedó quieto puesto que este ayudó a derrocar al gobierno de izquierda radical en Guatemala (1954) así como el apoyo que dio en una total y absoluta infructuosa invasión a Cuba (1961), invadió la República Dominicana (1965) y Granada (1983).

Y esto seguro que también te suena; EEUU emprendió un esfuerzo tan largo (1964-1975) como duro (ya que no tuvo éxito) en que Vietnam del Norte comunista no pusiese a Vietnam del Sur bajo su dominio. Si, hablamos de la Guerra de Vietnam.

El fin de la Guerra Fría «gracias» a sus combatientes

A lo largo de las décadas de 1969 y 1970 la extraña lucha entre el bloque soviético y los estadounidenses dieron un nuevo avance, un avance en las relaciones internacionales, esos avances dejaron una única cosa clara: El mundo ya no estaba dividido en dos bloques opuestos.

Lo que en un principio fue comunismo VS anticomunismo comenzó a deteriorarse, a tener grietas. Unos dicen que por cansancio, otros por dinero, por política, pero la realidad es más sencilla: Por el poder de los combatientes. La unión hace la fuerza y eso lo supieron los aliados del comunismo ruso.

En la Unión Soviética se produjo una gran división, China en 1960 empezó a separarse poco a poco, paso a paso de la Unión Soviética hasta que al final terminaron rompiéndose.

Al mismo tiempo, la Europa Occidental ascendía en todos los sentidos hasta el punto de lograr junto a Japón un crecimiento económico a la altura de EEUU.

Aquella independencia de las dos superpotencias estaba cada vez más cerca. Y ambas superpotencias lo olían.

La década de 1970 vio un alivio de las tensiones de la Guerra Fría como se evidencia en las Conversaciones de Limitación de Armas Estratégicas (SALT) que condujeron a los acuerdos SALT I y II de 1972 y 1979, respectivamente, en los que las dos superpotencias establecieron límites en sus misiles antibalísticos y en sus misiles estratégicos capaces de portar armas nucleares. 

Al principio de la década de 1980 empezó un período lleno de renovaciones tensas en la Guerra Fría. Esto paso por que las dos superpotencias seguían acumulando de forma masiva la tenencia de armas.

Nos vamos a finales de la década de 1980, la Guerra Fría empieza a esfumarse y dio ese paso cuando el líder soviético Mikhail S. Gorbachev decidió desmantelar todos los aspectos totalitarios del sistema soviético y dio paso a una nueva era soviética: Democratizar el sistema político.

Cuando los regímenes marxistas de los países del bloque soviético de Europa oriental colapsaron en 1989-mil novecientos noventa, Gorbachov permitió su caída.

El ascenso al poder de los gobiernos democráticos en Alemania Oriental , Polonia , Hungría y Checoslovaquia fue seguido rápidamente por la unificación de Alemania Occidental y Oriental bajo los auspicios de la Organización del Tratado del Atlántico Norte , nuevamente con la aprobación soviética.